Translate

martes, 15 de febrero de 2011

A propósito de la Nostalgia

Me he decidido a escribir esta entrada después de leer en varios blogs entradas sobre la añoranza y la nostalgia que muchos roleros sienten por las partidas que jugaron hace quince, quizá veinte años. También por el tremendo éxito del que parecen estar disfrutando los nuevos juegos de rol denominados "retroclones", que, para quien no lo sepa, se basan en volver a los orígenes -generalmente los orígenes del D&D- con unas reglas más o menos sencillas y mecanicistas, edición a ser posible en caja y conceptos clásicos en la historia y en el diseño.

Vaya por delante que no tengo nada en contra de este tipo de juegos, y que me parece estupendo que el proyecto de cualquier editorial de rol triunfe, lo que sigue no es más que una opinión personal a la que doy salida mediante este blog.

Yo también jugaba hace quince años. Y hace veinte. De hecho, llevo veintidós años jugando -arbitrando- a rol, y es cierto que recuerdo con mucho cariño las partidas que jugaba en aquella época. Aventuras directas, dungeons, asaltos, peligros encarnados en monstruos, trampas, puertas secretas, villanos poderosos y más malos que la tiña... algo a lo que parece que muchos roleros quieren volver (o quizá es una visión algo distorsionada que tengo de la situación). Yo también disfruto recordando momentos épicos de aquellas partidas, pero de ahí a querer repetirlas va un mundo... ¿de verdad disfrutáis jugando tal y como jugabais hace quince o veinte años?

Por mi parte, prefiero con mucho la forma en que juego/arbitro ahora. Un estilo mucho más maduro, transmitiendo una historia en lugar de una serie de tiradas de dados en busca de tópicos fantásticos, de ciencia ficción, de terror o de lo que sea, con PNJs elaborados, con PJs con inquietudes y conflictos, interacciones complejas atendiendo a rasgos de personalidad de los implicados...

Como ya he subrayado es sólo una opinión personal, pero en mi caso los retroclones no han calado en absoluto, creo que son más bien una cosa que debería ir encaminada a principiantes o a nostálgicos a ultranza que quieren revivir a toda costa la "gloria" de las partidas de la adolescencia (y, por qué no, sentirse adolescentes otra vez). Para alguien que haya jugado con cierta frecuencia durante varios lustros a esto, con la debida evolución de masters y grupos de juego, la norma debería ser que cada vez nos gustaran más las partidas que jugamos, y aunque añorásemos aquellas inocentes partidas en las que nos enfrentábamos a dragones y demonios, las recordásemos con una media sonrisa en la boca y pensáramos "qué bisoños éramos, cuánto y qué bien hemos progresado desde entonces".

Es por eso que pienso que un puntito de nostalgia está bien, pero no comprendo el hecho de recrearse en ella hasta el punto de querer volver a experimentar aquellas primeras partidas. Por regla general ni nosotros somos los mismos ni tampoco nuestra forma de jugar, con lo que veo difícil disfrutar de una partida de tales características. Y eso me lleva a no comprender tampoco el éxito de los retroclones entre tantos aficionados baqueteados en las vías roleras, pero bueno, tampoco entiendo el éxito del D&D después de tantos buenos juegos de generaciones posteriores, así que supongo que debo de ser un bicho raro.

1 comentario:

Wed dijo...

La verdad es que estoy de acuerdo con la mayoría de tus afirmaciones.

Yo tampoco acabo de encontrar el interés en los retroclones, sobretodo porque me da la sensación de que éste se da entre gente que, como tu dices, jugaba hace 15 o 20 años. Si esta gente realmente quiere seguir jugando con ese estilo, lo único que tiene que hacer es desempolvar el material de esa época y reutilizarlo...

Pero supongo que es una moda como cuando sacan el coleccionable de la Srta. Pepis y se vende como rosquillas o cualquier otra cosa retro similar. A la gente en general cualquier tiempo pasado le parece mejor y cualquier cosa que se lo recuerde también...

Obviamente también es cierto que los retroclones no sólo interesan a los más "viejunos" del lugar y que si a un chaval (o no tan chaval) que haya empezado a jugar hace poco le hace gracia ver un juego del estilo de los de hace 20 años, lo más fácil es que se compre un retroclón (pq como intente comprarse una caja roja original le va a salir por un ojo de la cara...)