Translate

Publicaciones

La Santa Trinidad

La Santa Trinidad fue una campaña de rol jugada en el Club de Rol Thalarion de Valencia entre los años 2000 y 2012. Este libro reúne en 514 páginas pseudonoveladas los resúmenes de las trepidantes sesiones de juego de las dos últimas temporadas.

Los Seabreeze
Una campaña de CdHyF


"Los Seabreeze" es la crónica de la campaña de rol del mismo nombre jugada en el Club de Rol Thalarion de Valencia. Reúne en 176 páginas pseudonoveladas los avatares de la Casa Seabreeze, situada en una pequeña isla del Mar de las Tormentas y destinada a la consecución de grandes logros.

lunes, 18 de junio de 2012

Los Seabreeze - Campaña Canción de Hielo y Fuego Temporada 1 Capítulo 12

Retorno a casa. Un aliado inesperado.

Cuando el grupo al completo se reunió de nuevo después de la audiencia de Jeremiah con lord Renly, se entabló una larga conversación donde discutieron los pros y los contras de que Jeremiah perdiera varias semanas en la cacería del Caballero del Zorro. Con la situación de la casa Seabreeze tal y como estaba, no podían permitirse prescindir de uno de sus mejores guerreros. Aunque la caza de Clayton Archay y su grupo podía reportar una gran gloria al nombre Seabreeze, eso no les serviría de mucho si lord Jeron tomaba el control y volvía a caer en la incompetencia que había mostrado en el pasado. Finalmente decidieron que lo mejor sería rechazar las órdenes de lord Renly alegando que las heridas que Jeremiah había recibido en el torneo parecían estar agravándose (cosa que no era del todo falsa).

Escollera, la fortaleza de los Raer

Lord Renly Baratheon recibió a los hermanos Seabreeze, a lady Madelyne y a Berormane sin dilación, y pasaron a exponer la excusa que habían preparado. Pero no fue suficiente; lord Renly veía a Jeremiah lo suficientemente en forma para llevar a cabo la misión, e insistió en ello. Así que el grupo tuvo que recurrir a subterfugios, alegando que su padre estaba muy enfermo y tenían problemas en la isla [punto de destino de Berormane]. Lord Renly, hastiado, finalmente decidió poner la búsqueda en manos de Ser Mark Hasty y despidió a los Seabreeze con un gesto despreocupado.

Tras despedirse, Ancel, su madre y su hermana se dirigieron a hablar con los Estermont, todavía en Bastión de Tormentas. Su intención era tratar de establecer un compromiso firme entre Alyn y Megara. Fueron recibidos por Ser Aemon, que se mostró reticente al compromiso entre su hijo y la joven dama; los Estermont eran una de las familias más poderosas e influyentes de las Tierras de la Tormenta, y Alyn era el segundo en la línea de sucesión. Ni siquiera una dote extremadamente generosa -y fuera del alcance momentáneo de los Seabreeze- sería suficiente para celebrar tales esponsales. Mientras se desarrollaba el intercambio, Ser Alyn percibió la presencia de Megara junto a su padre, y corrió a su encuentro. Para regocijo de Ancel, el rostro de su hermana se iluminó al ver al apuesto caballero. Cuando Alyn pidió permiso a su padre para pasear con la muchacha, Aemon se lo negó, y eso dio lugar a una fuerte discusión entre ambos, que se zanjó con un duelo de miradas que Alyn perdió. Al retirarse éste, Ser Aemon pidió a los Seabreeze que se marcharan de forma amable pero firme; Ancel se llevó a su hermana, pero no sin una ligera sonrisa en los labios viendo lo entregado que se había mostrado el joven Estermont.

De vuelta en la posada, recibieron la visita de los Lugus: Orten, Naton y Marita, acompañados de un par de sus hombres y de Iris Dannett. Orten se volvió a disculpar por lo del juicio, insistiendo en que había hecho lo que le parecía correcto. El grupo aceptó sus disculpas, y aunque las aceptaron, lo hicieron con todas las sospechas del mundo. Acto seguido, Orten anunció personalmente lo que el grupo ya había oído en rumores: su compromiso con Iris Dannett, antes conocida como Lidda. Tenían previsto celebrar la boda en unos meses, y el segundo de los hermanos Lugus afirmó que se sentiría muy honrado de recibir a los Seabreeze en sus salones. Tras obtener la respuesta afirmativa, Orten pasó a interesarse por... "ciertos problemas" que se había enterado que aquejaban a los Seabreeze en Quiebramar. Vanna tomó la palabra y consiguió convencer a los Lugus de que nada anormal sucedía en Quiebramar; Orten, todo cortesía, aceptó aparentemente sin reservas las palabras de la myriense. Si ya circulaban rumores sobre los asuntos Seabreeze por Bastión, debían partir lo antes posible.

Si le pones a éste un blasón con
un escorpión, es Tygor Wyl
Cuando los Lugus estaban a punto de marcharse, hizo acto de presencia Tygor Wyl, el joven caballero dorniense enamorado de Lidda. Al enterarse del compromiso entre Orten y la bellísima muchacha, montó una embarazosa escena entre gritos y lágrimas, pero retenido por su amigo Breon y por Jeremiah, finalmente se calmó y los Lugus se marcharon, no sin una mirada cómplice de Iris hacia el Dorniense. Una vez solos y tras jurar que no se resignaría, Tygor cambió de tema: como los Seabreeze ya sabían, el rey le había autorizado a recuperar sus posesiones de manos de los Jordayne, pero no contaba con las fuerzas necesarias para hacerlo; tampoco se las podía pedir a lord Renly, pues estaba convencido que no alzaría sus armas contra una de las casas más fieles a Doran Martell. El mismo razonamiento era válido para el trato con el príncipe de Dorne. Así que no le quedaba más remedio que pedir ayuda a sus nuevos amigos Seabreeze. Aunque a Ancel no le hacía mucha gracia enemistarse con otras casas asentadas (y mucho menos aventurarse en Dorne), la insistencia de los demás tuvo sus frutos: se comprometieron a hacer todo lo posible por ayudar a Tygor después de solucionar los problemas que les aquejaban a ellos mismos; tras exponer al dorniense la situación en Quiebramar, el joven se ofreció a acompañarlos, y ellos, necesitados de toda la ayuda posible, aceptaron.

Poco más tarde, recibieron una visita del todo inesperada. Uno de los gemelos Redwyne, aquellos a los que lady Olenna la Reina de Espinas llamaba Izquierdo y Derecho, llegó a la posada en su busca. Traía un mensaje de lady Olenna para que se reunieran inmediatamente con ella a la salida de Bastión de Tormentas. Por supuesto, acudieron inmediatamente. Allí, los Seabreeze se encontraron con la anciana señora madre de Mace Tyrell, y tuvieron una interesantísima conversación junto al fuerte oleaje, a salvo de oídos indiscretos. Lady Olenna sabía cuál era la situación de los Seabreeze y se ofreció a ayudarlos. Su hijo no sabría de momento nada de su alianza, pero no se opondría. La anciana demandó un muelle propio en el puerto de Quiebramar, donde destacaría dos escuadras de sus galeras de guerra (bajo una enseña falsa, por supuesto) permanentemente. Los Tyrell se encargarían de proporcionar los recursos para tal ampliación. Además, requería que la informaran puntualmente de todos los asuntos de interés en su zona de Poniente, de las alianzas y maquinaciones. Por supuesto, les proporcionaría ayuda en su coyuntura actual: a no tardar, en unos diez días, dos escuadras de galeras de Altojardín con bandera Seabreeze acudirían a Quiebramar para oponerse a sus enemigos. Lady Olenna les informó de que alrededor de sus islas, el mar hervía con barcos de los Wylde, de Tarth y mercenarios. Además, para posibles financiaciones, lady Olenna les proporcionó un pequeño cofre que contenía unos 400 dragones de oro. Desde luego, las exigencias eran muchas, pero la ayuda que la mujer les ofrecía fue como un bálsamo para los Seabreeze, que aceptaron el acuerdo sin dudar.

Tras una conversación en la que tomaron todas las precauciones a su alcance, decidieron partir lo antes posible e intentar desembarcar en Olara, la isla de los Raer, donde suponían que sería más fácil la infiltración. Además, contaban con poder presionar a lord Edgar, ya que tenían a su hija como rehén. Por supuesto, viajarían de incógnito en la medida de lo posible e ignorarían el hecho de que una galera los esperaba amarrada cerca de Villasal con cuyo capitán tenían un trato escrito. Los problemas uno por uno. Megara, Melina, lady Madelyne y Frann, el muchacho testigo de los ataques a los Dannett, acompañarían a parte de los Tudbury hacia Caparazón Recio, donde estarían seguros hasta que la situación se aclarase.

El día siguiente no tuvieron suerte buscando un capitán mercante que quisiera desviarse de su rumbo. Pero el segundo día tuvieron más suerte: el capitán de un aparentemente frágil velero, un tipo con pinta de comadreja, de ojos pequeños y astutos, se ofreció a desviar su rumbo por un precio algo abusivo pero que los Seabreeze tuvieron que pagar. Así, al atardecer partieron dejando atrás Bastión de Tormentas, no sin antes despedirse de Aemon Estermont, que emplazó una nueva conversación para la ceremonia de esponsales de Ancel y Elora. Aprovecharon también para vender los caballos que ya no necesitaban y comprar algo de equipo, hierbas y "medicinas".

El primer día de viaje fue tranquilo e incluso brilló el sol, cosa que no agradaba del todo a los navegantes, pues hacía mucho más fácil que las galeras enemigas los detectaran. Pero por la noche llegaron las nubes y el viento, y estalló una fuerte tormenta que los escudó hasta el punto donde querían desembarcar. A lo lejos se cruzaron los faroles de un par de galeras, pero afortunadamente ellos no fueron avistados. Finalmente, llegaron a la vista de la almenara de Escollera, y se dirigieron a la cala donde tenían previsto desembarcar. Los Seabreeze, Breon, Garrett, Tygor Wyl y el capitán Virren arriaron un bote. Pero la tormenta era muy fuerte, y se desviaron del punto de desembarco; tanto, que estuvieron a punto de estrellarse contra un acantilado si no hubiera sido por la pericia de Virren [punto de destino de Ancel]. Aunque el bote se resquebrajó y casi se deshace, consiguieron llegar a la costa sin heridos de consideración. Se trataba de una pequeña playa de roca a un par de kilómetros de Escollera, donde buscaron el mejor refugio posible hasta el amanecer.

Por la mañana, hicieron uso de un utilísimo catalejo myriense que habían comprado en Bastión de Tormentas antes de partir. Con su ayuda pudieron observar los alrededores sin temor a ser descubiertos. Pudieron ver varias galeras ancladas en el muelle de Escollera, y otras tantas patrullando los alrededores. Las naves lucían emblemas de los Wylde y de los Seabreeze. Además, una gran coca de Tarth también se encontraba anclada en el pequeño puerto. Pero lo que más les sorprendió fue lo que vieron en tierra. En Escollera, la pequeña fortaleza de los Raer, ondeaba su torre sobre las olas, y alrededor, una fuerza militar de varios centenares se encontraba asediándolos. En el campamento reconocieron los estandartes Wylde, Seabreeze y algunos mercenarios. ¿Era posible que lord Edgar hubiera permanecido fiel a Ancel y se hubiera rebelado contra lord Jeron? Eso cambiaba mucho las cosas.

Una vez que tuvieron clara la situación, pasaron a buscar un refugio más adecuado. Cerca de allí encontraron un pequeñísimo asentamiento de pescadores donde dos guardias Wylde se encontraban destacados. Tras matar a uno y reducir al otro, convencieron a los pescadores de que eran amigos y éstos los acogieron y les dieron de comer. Interrogado, el soldado Wylde les dijo todo lo que sabía: según se decía, el señor de Wylde estaba muy interesado en la isla de Olara, y ésta le había sido ofrecida por lord Jeron a cambio de un matrimonio entre uno de sus hijos -presuntamente Jeremiah- y Renne Wylde. También se rumoreaba que se había acordado el matrimonio entre Melina Raer y Ser Godran Wylde, para convertir a éste en el señor de Escollera.

Tras el interrogatorio, el pescador más anciano, Ledwig, se dirigió a los Seabreeze para manifestarles su deseo de no tener problemas y volver a su vida tranquila. Sin embargo, Ledwig fue interrumpido por su nieto Lethan, que demostró su impulsividad hablando de la locura que parecía aquejar a lord Jeron y de los bastardos invasores que les quitaban el pescado. Los Seabreeze reprendieron al muchacho por su atrevimiento, pero también calmaron a las varias familias que les imploraban con la mirada, asegurándoles que a partir de entonces ellos se iban a encargar de poner remedio a la situación y devolverles su tranquilidad.

4 comentarios:

kroi Asdasdasd dijo...

Salud, y gracias por este nuevo capitulo de la absorvente historia de los Seabreeze, que tanto disfruto!!
Llevo una campaña de CdHyF y la novelacion de vuestras partidas resulta inspiradora.
Creo que tenemos una forma de direccion similar, según se vislumbra en los relatos, y querria consultarte un par de cuestiones sobre estilo y tecnica de dm, si tienes a bien.

Leyendo los capitulos de esta pequeña novela que estais componiendo, intento imaginar la partida ( y enfoque del Dm) que hay detrás, y tengo dificultad en algun punto. Aquí van un par de preguntitas:

-Teneis varios Pj, con distintos campos de desarrollo ( guerreros, intrigantes, maestres, mozas casaderas…), y distintos niveles de poder ( herederos, segundos hijos, amigos de armas). Hay partes de las sesiones en las que juegan personajes o grupos de personajes de manera independiente, según sus ambitos, nivel de poder e intereses. En vuestros relatos parece que hay mas tiempo de juego de unos Pj que de otros, y que algunos personajes tienen un papel “secundario” dentro del desarrollo de la trama. En una novela esto es correctisimo, pero en dinamica de la mesa de juego.. ¿como lo orquestas?.
Por ejemplo, durante el torneo primo en la narracion el ambiente belico e intrigante belico. El maestre tuvo su aquel tambien, pero ¿y las damas? .
Supongo que jugaron su parte y la novelacion de la partida se centro en Ancel y los demas , es asi?

- Cual es la duracion de las partidas?. Tienes prevista una duracion para la campaña, o esperas a ver como se desarrolla? Haceis uso del metajuego entre partidas? Usais el desarrollo de casa propio del reglamento de CdHyF?. Usas las tiradas de eventos de casa?

-Hay momentos en la novelacion en los que los pj parecen tener la opcion de elegir totalmente sus lineas de accion( y mas con el uso de los puntos de destino), incluso en contra de las “sugerencias” del dm . Ya se que los pj son libres de “hacer lo que quieran” ( o asi deben creerlo), pero una partida no suele ser completamente improvisada, y el dm suele preveer posibles lineas de decision de sus pj, preparar con mas detalle ciertas lineas , asi como los pj no deberian “evitar la aventura”( por ejemplo, decidiendo que de repente marcharan del torneo tras la primera noche a su hogar natal pornosequeparanoiadepj).
Que nivel de libertad de accion planteas, que nivel de improvisacion por parte del dm?
Cuentas con pj muy capaces y ocurrentes, que realmente toman las riendas de la historia( vamos a aliarnos con el capitan pirata que nos aborda, no vamos a buscar al caballero del Zorro auque me lo pida mi señor….)Visto desde fuera, parece que que los pjs se fueran por los cerros de Ubeda y dejaran al dm con media partida para improvisar. Es asi?

-Aparecen una miriada de Pnj en partida. Como los presentas?. Cuando los Pj van a un nuevo lugar les describes los 25 miembros de la familia con los que estan cenando?. Se aclaran tus Pj con tantos nuevos Pnjs por escena?

Disculpa por el tocho, y seguid posteando la campaña, estoy enganchado!!!!!
Un saludo

Jose dijo...

¡Guau!
¡Estoy sorprendidísimo por tus preguntas, kroi! Y agradecido, por supuesto.

Jamás habría imaginado que los resúmenes de mi campaña provocaran tantas preguntas, y menos que los leyera alguien más aparte de mis jugadores, jejeje.

Te iba a responder contestándote en un comentario, pero estoy pensando que este formato no es lo suficientemente cómodo para ello, así que lo que voy a hacer es crear una entrada del blog a modo de "preguntas y respuestas", y de paso así comparto mis truquillos con el resto de la comunidad... sé que es pretencioso por mi parte, pero igual a alguien pueden interesarle.

Un saludo. Es súperagradable saber que el esfuerzo no es en vano.

kroi Asdasdasd dijo...

Ok, espero esa entrada, y seguro que te atosigo con mas preguntas. Esa campaña vuestra me parece realmente bien hecha, y espero aprender de vuestro trabajo.
un saludo.

Pipo dijo...

Muy bien cerrado lo del torneo, ha qedado genial y ahora la rebeliòn de Lord Jeron y el acuerdo con otras familias està muy interesante, felicidades