Translate

jueves, 7 de marzo de 2013

Los Seabreeze - Campaña Canción de Hielo y Fuego Temporada 1 Capítulo 22

Lord Selwyn Tarth. Negocios sucios.
Al poco de retornar de Escollera, Ancel recibió en sus aposentos la visita de Meravon Ryth, el banquero del Banco de Hierro, acompañado de su hermano Voredyn. El braavosi expuso sus dudas acerca del préstamo que había concedido a los Seabreeze para la recuperación de sus tierras y el rescate de su hermano, y quiso que Ancel le confirmara en persona que el importe le sería devuelto. El heredero Seabreeze usó todo su encanto personal para aplacar a Meravon, y éste partió tranquilo y convencido de que Ancel era un hombre de honor que le devolvería hasta el último céntimo.

Cuando Meravon se marchó, Voredyn hizo un aparte con Ancel, y con aire confabulador le pidió una reunión al anochecer para tratar ciertos... asuntos que podrían redundar en beneficio de ambos. Insinuó algo sobre fuego valyrio, y lo que podría ayudar a los hermanos Seabreeze en la actual coyuntura. Ancel no tenía mucho estómago para las ilegalidades, pero acordó encontrarse con Voredyn en breve. Sin embargo, no sería aquella noche, pues a las pocas horas Ancel, Vanna y Berormane partían junto con Ser Davos a tierras de los Tarth para intentar entrevistarse con lord Selwyn.

El viaje discurrió tranquilo y en poco más de dos jornadas desembarcaban en la isla de Tarth. No tuvieron que indagar mucho para enterarse del rumor del momento: al parecer, la hija de lord Selwyn, la dama Brienne, había desaparecido hacía unas semanas, presuntamente secuestrada.

Sin tardanza, la audiencia que Ser Davos pidió a lord Selwyn fue concedida, y el grupo le acompañó, revelándose ante el señor de Tarth. Éste incurrió en un ataque de ira, para sorpresa de los personajes, y gritó que justo la noche anterior le habían enviado los restos de su hija desde Escollera, donde había fallecido quemada. El grupo intentó defenderse de las acusaciones, pero lord Selwyn y sus caballeros estaban fuera de sí. Afortunadamente, gracias a la intervención de Ser Davos, los ánimos se calmaron, y gracias a una duda razonable respecto a la identidad del cadáver, lord Selwyn aceptó que el maestre Berormane revisara los restos de su presunta hija. Según el maestre Rodren, el esqueleto presentaba un hueco en los dientes y un resto de fractura que sólo los Tarth podrían haber sabido que existía. Así era, en efecto, pero para Berormane era evidente que el diente había sido arrancado hacía poco, y la fractura no estaba bien soldada. Además, había una prueba definitiva: quien quiera que fuera aquella mujer, tenía una lesión en la cadera que le había impedido montar a caballo. Rodren pareció sorprenderse ante la revelación, y felicitó a Berormane al confirmar sus apreciaciones.

Mientras el proceso de investigación de Berormane estaba en curso, Ser Casper Wylde apareció en una de las reuniones que los Seabreeze mantuvieron con lord Selwyn, y acusó a este último de tratar con traidores, mientras acusaba a los personajes de confabulación contra su señor. Ser Casper fue apresado e interrogado por Vanna y Berormane, con la ayuda de un myriense de la corte de lord Selwyn que Vanna conocía de vista de su vida pasada pero no situaba. Las artes psicológicas del myriense eran una maravilla, y sin casi violencia, el caballero Wylde no tuvo más remedio que revelar que la dama Brienne se encontraba "alojada" en Nido del Grifo, la fortaleza de los Connington.

Una vez confirmada la falsedad de la muerte de su hija y obtenida la confesión de Casper Wylde, lord Selwyn compartió con el grupo cierta información; según él, sólo dos personas podían saber algo sobre la fractura y el diente de su hija: Ser Ronnet el Rojo y lord Humbert Wagstaff.

Tras aceptar las disculpas de lord Selwyn y su garantía de retirada del conflicto a cambio del rescate de su hija, el grupo optó por no revelar nada de aquello todavía a lord Renly y convencieron a Ser Davos para que les acompañara a tierras de los Connington, en representación de lord Stannis.

Mientras tanto, en Quiebramar, Jeremiah y Breon avistaron más de una treintena de galeras y dos dromones que establecieron un cerco a la isla. Ante la ausencia de Ancel, Voredyn Ryth se reunió con Jeremiah y Breon acerca de sus asuntos. Tras un largo tira y afloja, Jeremiah, como señor en funciones, firmó un acuerdo con el comerciante por el que se comprometía a facilitar (y proteger) sus negocios a cambio de una comisión del 10%, y a recibir por un precio de risa una determinada cantidad de fuego valyrio.

Cuando volvieron de Tarth, Ancel, Berormane y Vanna se encontraron con que su isla estaba sometida a bloqueo naval y tropas enemigas se encontraban desembarcando en la parte oriental.

No hay comentarios: