Translate

Publicaciones

La Santa Trinidad

La Santa Trinidad fue una campaña de rol jugada en el Club de Rol Thalarion de Valencia entre los años 2000 y 2012. Este libro reúne en 514 páginas pseudonoveladas los resúmenes de las trepidantes sesiones de juego de las dos últimas temporadas.

Los Seabreeze
Una campaña de CdHyF


"Los Seabreeze" es la crónica de la campaña de rol del mismo nombre jugada en el Club de Rol Thalarion de Valencia. Reúne en 176 páginas pseudonoveladas los avatares de la Casa Seabreeze, situada en una pequeña isla del Mar de las Tormentas y destinada a la consecución de grandes logros.

miércoles, 29 de enero de 2014

Los Seabreeze - Campaña Canción de Hielo y Fuego Temporada 2 Capítulo 4

Despedidas y Convocatoria
Poco después, en una de las mayores estancias de Quiebramar, se celebraba en privado el juicio a Roben Tudbury. El noble, con su traje negro maltrecho, no perdió la compostura en ningún momento, e incluso se mostró confiado de que su sobrino y su corte entraran en razón. Poco antes de emitir el veredicto, le fue concedida la palabra, y con su irritante aire de superioridad, preguntó:

— ¿Estáis seguro de que estáis haciendo lo correcto, sobrino?

Ancel no necesitó más. Roben fue declarado culpable de traficar con fuego valyrio y condenado a vestir el negro. Jeremiah se había opuesto tajantemente a la aplicación de la pena de muerte a un noble de su propia sangre y mandar al Tudbury al muro fue la mejor solución posible. Pocas horas después, dos galeras Seabreeze y las dos galeras de Roben Tudbury con tripulación Seabreeze partían hacia el lejano norte. Los hombres fieles a Roben permanecerían en la isla para ser enviados más tarde al continente.

Una vez solucionado el problema de su díscolo tío, volvieron a discutir sobre la mejor forma de afrontar la desaparición de Megara. Finalmente, decidieron propagar el ofrecimiento de una recompensa a quien pudiera rescatarla o aportar información valiosa sobre su paradero.

Preocupada por la situación de Tygor Wyl, y por qué no decirlo, también interesada en lo que podrían sacar en el futuro de una alianza con el muchacho, Megara se preocupó de enviar varios espías para investigar la situación en sus tierras y las fortalezas aledañas.

Los Seabreeze se reunieron a continuación con Voredyn Ryth, para intentar cortar su relación con el tráfico de fuego valyrio. Tal cosa no fue posible, sin embargo. Voredyn argumentaba que no podía cortar de repente el flujo de fuego valyrio hacia el este porque sus clientes eran gente poderosa y no se podía permitir enemistarse con ellos. A lo máximo que pudo comprometerse fue a interrumpir el tráfico a través de Quiebramar durante un período de tres semanas. Los Seabreeze se mostraron de acuerdo.

Poco después, el sacerdote rojo Saario de Penthos se reunía con Ancel, Jeremiah y Berormane. De alguna manera había contactado con Melisandre, y ésta había reclamado su vuelta a Rocadragón. Según explicó el clérigo de R'hllor a Ancel, el Señor de la Luz no estaba complacido con la senda que los Seabreeze habían tomado, ignorando la mayoría del tiempo su guía. Así que debía marcharse, retirando su amparo a la Casa. Deseando que aquello "no fuera la perdición de los Seabreeze", se marchó. Ancel no se vio capaz de intentar convencer de nuevo a Saario de que todo cambiaría en breve, y en su lugar optó por decirle que si en algún momento Stannis hacía pública su devoción a R'hllor, entonces los Seabreeze se replantearían sus creencias.

El día siguiente, Berormane apareció con un cuervo recién llegado al castillo. En él, lord Renly instaba a los Seabreeze a acudir con una delegación adecuada a Desembarco del Rey, sin especificar bien los motivos. Sin tardanza, hicieron los preparativos para el viaje y esa misma tarde embarcaban en cuatro galeras rumbo a desembarco del rey. Decepcionado sobremanera, Tygor Wyl se despidió; partía hacia sus tierras en busca de algún apoyo para recuperar lo que por derecho le pertenecía. Consternados, no tuvieron más remedio que dejar marchar al muchacho. Berormane le proporcionó un par de cuervos para que pudiera enviarlos a Quiebramar cuando fuera necesario, pero por desgracia poco más podían hacer, convocados por su señor a la capital.

En tres jornadas arribaban a la populosa ciudad y entraban en la Fortaleza Roja. Allí trabaron contacto con varios de los miembros de la Guardia Real, y Breon incluso mantuvo una breve conversación con Jaime Lannister, que lo observó valorativamente y quizá algo despectivo, lo que irritó sobremanera al mataleones; a ello contribuyó el hecho de que el Lannister llamara todo el rato "Beron" a Breon, aparentemente a posta.

En pocos minutos, la delegación Seabreeze fue convocada a presencia del Consejo compuesto por lord Petyr Baelish (Meñique), lord Varys la Araña, lord Renly Baratheon y el Gran Maestre Pycelle. Renly les informó de que los había propuesto personalmente para formar parte de la escolta que partiría hacia el norte con el rey Robert y la reina Cersei en visita a Invernalia. Los Seabreeze se mostraron especialmente honrados y por supuesto murmuraron palabras de agradecimiento por la confianza depositada en ellos. Después de retirarse de la audiencia ante el Consejo, Ancel se sorprendió -y preocupó- cuando lord Baelish hizo un aparte con él. El consejero de la moneda le confió que no le gustaba nada lo que había pasado con Roben Tudbury. Sus relaciones con él eran estrechas, y no le gustaba que uno de sus peones hubiera sido enviado al Muro... Ancel tragó saliva; a los Seabreeze no les convenía tener como enemigo a aquel hombre, poderoso como era. Intentó arreglar las cosas, disculpándose e incluso proponiendo tomar él o alguno de sus familiares el puesto de Roben. Sin embargo, lord Petyr no parecía nada convencido de sus explicaciones y dejaron la conversación en un punto y seguido que retomarían en otro momento. Aquello, desde luego, no era bueno.