Translate

jueves, 18 de diciembre de 2014

Aredia Reloaded
[Campaña Rolemaster]
Temporada 1 - Capítulo 11

Tormentas
El desastre de no encontrar el oasis los puso ante una grave disyuntiva: continuar camino arriesgándose a que en la siguiente parada les pasara lo mismo, o asegurarse y volver hacia atrás, perdiendo dos semanas de viaje. En el primer caso, Symeon no estaba seguro de que pudieran llegar con vida al final del viaje, pero en el segundo corrían el riesgo de exponerse a ser capturados por los vestalenses que ya debían de haber dado orden de busca y captura contra ellos.

Finalmente optaron por la opción de volver atrás, aunque Symeon planteó la posibilidad de utilizar el agua contenida en la joroba de los camellos para hacer posible el viaje.

Tras dos jornadas transcurridas de camino de vuelta, Daradoth pudo avistar a tiempo a dos de los enormes cuervos exploradores, pero mantuvieron siempre una gran distancia y no parecieron apercibirse de la presencia del grupo. El tercer día de camino tuvo lugar un evento más preocupante: una nueva tormenta que, aunque no se acercó a ellos, sí les provocó mareos y ligeras náuseas. Yuria fue la única, que, mirando a los demás extrañada, no pareció sentir ningún efecto adverso. La vista de la tormenta a lo lejos bastaba para amedrentarlos; en verdad debía de tratarse de fenómenos sobrenaturales, pues no creían que la fuerza de la naturaleza bastara para provocar aquellos fenómenos.

El día siguiente, mientras atravesaban penosamente las dunas esperando no encontrarse con ninguna sorpresa desagradable, Valeryan le señaló algo a Daradoth, algo en lontananza que había brillado, llamando su atención. Acercándose un poco, el elfo no tardó en reconocer un oasis, para consternación de Symeon, que juraba que en los mapas no figuraba ningún oasis en aquella posición. Pero sin duda se trataba de uno, y para aún mayor frustración del errante, sin duda se trataba del oasis del que, cuatro días atrás, no habían podido encontrar rastro. Era como si se hubiera movido de sitio; si aquello lo provocaban aquellas tormentas, razón de más para evitarlas.

Dejando de lado las preocupaciones por un momento, se regocijaron por poder refrescarse, bañarse y beber agua fresca y clara. Pero al poco rato, Daradoth daba la voz de alarma: tres cuervos se acercaban al pequeño bosquecillo. Todos corrieron a esconderse, camuflando también a los camellos. Los tres cuervos descendieron a poca distancia de los árboles, y se posaron con un estruendoso aleteo. Volvieron a ver la misma disposición: los extraños jinetes quedaban a lomos de los pájaros, mientras los dos vestalenses de cada uno descendían al suelo. Uno de los vestalenses se acercó, con cuidado y cara de extrañeza, y tocó varias hojas de arbustos y el tronco de un árbol. Relajándose a ojos vista, se giró hacia sus compañeros y en su áspero idioma les dijo “no hay que preocuparse, es real”. Los vestalenses empezaron a discutir entre ellos, diciendo que aquello era increíble y no entendían qué podía haber pasado. “Si los jinetes hablaran nuestro idioma, quizá podrían explicarnos esto”, dijeron. Acto seguido, tras beber y refrescarse, volvieron a los cuervos y remontaron el vuelo de nuevo. El grupo suspiró aliviado.

Tras la marcha de los vestalenses, aprovecharon para forrajear y buscar algunas hierbas útiles que se criaban en los oasis, y reaprovisionarse de agua. Aquello les permitiría volver a retomar la dirección original, y así lo hicieron, dirigiéndose de nuevo hacia el este.

Tras diez duros días de viaje, pudieron avistar a lo lejos el segundo oasis, afortunadamente no había desaparecido, y se alegraron por ello. Pero las sonrisas no acudieron a sus rostros, pues alrededor del oasis había un ejército vestalense acampado. Aldur apretó los puños, frustrado, y Valeryan chasqueó la lengua. No tuvieron más remedio que desmontar y refugiarse tras una duna, a salvo de las miradas de los enemigos, mientras la noche caía e improvisaban un refugio. Decidieron esperar para ver si las tropas levantaban el campamento y continuaban viaje. Pero algo imprevisto sucedió antes de que llegara el día siguiente: una nueva tormenta estalló de repente, sorprendiendo al ejército y provocando de nuevo que el grupo sintiera sensaciones extrañísimas. La tormenta era especialmente fuerte, y no tardaron en ser sepultados por la arena, mientras Symeon, Valeryan, Faewald, Aldur y Daradoth caían inconscientes uno a uno. Incluso Yuria sintió esta vez los efectos, suponía que debido a la intensidad del fenómeno y la prolongada exposición.

La inconsciencia envió a Aldur a un mundo distinto, quizá una esfera superior, donde una luz le tocó y le reconfortó. Extasiado, sintió cómo la Luz le tocaba físicamente, elevándolo a las alturas y diciéndole que se abriera a ella. ¿Acaso aquello no podía ser otra cosa que Emmán? Aldur abrió su ser a aquella Luz, aquella presencia majestuosa que sin duda lo acogería en su seno, llevándolo a un plano superior de existencia y bañándolo en su gloria… o quizá no, pues la Luz pronto comenzó a proyectar sombras, sombras que tocaron su alma y la congelaron, haciéndole sentir una agonía que apenas fue capaz de soportar. Una risa resonó en los más recónditos recovecos de su mente, burlándose de él y sus creencias: “SI TODOS SOIS TAN FÁCILES DE CONVENCER SERÁ INÚTIL TEMEROS, Y MUY FÁCIL ACABAR CON VOSOTROS”. Las carcajadas fueron en aumento hasta convertirse en un chillido absolutamente insoportable, mientras una mano helada agarraba lo más profundo del espíritu de Aldur e intentaba arrancarlo.

A oscuras en la tremenda ventisca, Aldur gritaba y se agitaba, sangrando profusamente por la nariz. Desesperados, en la más absoluta oscuridad, Yuria y Daradoth intentaban que el refugio no se hundiera bajo el peso de la arena; pero el elfo se sentía cada vez más y más mareado, y el aura que lo rodeaba aumentaba de intensidad, permitiendo que Yuria pudiera ver en la penumbra cómo se derrumbaba, con gritos de dolor; la propia Yuria no pudo aguantar sola el peso de la arena, y la lona se precipitó sobre ellos, aplastándolos, mientras la ercestre comenzó a respirar con dificultad debido a los fuertes vómitos que la sacudieron.

Daradoth no sabía lo que estaba ocurriendo; sentía un dolor indescriptible, y algo dentro de él parecía a punto de reventarlo y volverlo del revés. Afortunadamente, el joven elfo comprendió a tiempo lo que le sucedía, e intentó canalizar aquella mare que lo desbordaba en algo útil, mientras las venas de sus brazos y su cuello se tensaban como cables y su cabeza ardía con todas las llamas del infierno.



***



El silencio los envolvió de repente, con un estruendo sordo. La calma se hizo a su alrededor y el peso de la arena sobre ellos desapareció. Symeon, Yuria, Faewald y Valeryan recuperaron la consciencia, sorprendidos, mientras Aldur brillaba intensamente en el centro de la burbuja protectora que había erigido contra la tormenta, y gritaba. Un grito mudo que no eran capaces de oír, pero que se notaba en la carne, en los huesos. Aldur dejó de estremecerse mientras la sombra que le helaba el alma parecía escurrirse fuera de él gritando “¡NOOOOOOOOOO!”. El paladín recuperó la consciencia agarrotado, dolorido y con la sensación de haber sido mancillado, pero vivo al fin y al cabo.

Tras un intervalo de tiempo que nadie fue capaz de calcular, finalmente el aura que rodeaba a Daradoth desapareció, su rostro pareció relajarse, y cayó de bruces, inconsciente. La tormenta ya había pasado y se encontraban al raso, bajo un hermoso cielo estrellado, pero claramente desplazados hacia el sur unas diez leguas según los cálculos de Symeon.

Tras socorrer a Daradoth y descansar unas horas, se apresuraron a volver al oasis donde la tormenta les había sorprendido. Como esperaban, el ejército vestalense también había sido afectado, y sólo quedaban unos pocos restos de él alrededor del oasis, que por suerte había permanecido inalterado, aunque la mayoría de los árboles habían sido arrancados de cuajo. Capturaron a un superviviente, intentando sonsacarle información sobre sus propósitos y aquellas extrañas tormentas, pero no les pudo dar ninguna información útil.

Tras reunir varios camellos que se encontraban por los alrededores y reaprovisionarse de agua y comida, reanudaron su viaje hacia Edeshet conspicuos y pensativos. Sobre todo Aldur y Daradoth, cuyas respectivas experiencias habían dejado una marca que tardarían en borrar, si es que podían hacerlo.


jueves, 20 de noviembre de 2014

Aredia Reloaded
[Campaña Rolemaster]
Temporada 1 - Capítulo 10

Hacia el enemigo (II)
La posada La Flor de Arena prometía descanso y buena comida para el grupo. El amable y orondo posadero y sus tres bellas y coquetas hijas contribuían a dar aquella sensación cuando Yuria, Aldur, Valeryan y sus hermanos juramentados pidieron algo de comer y de beber; aunque la única bebida alcohólica que vendían era cerveza de baja gradación, sería suficiente después del duro camino. Varias otras mesas estaban ocupadas, y el ambiente parecía distendido; aunque al identificarse como extranjeros tres comensales con hábitos negros sentados en otra mesa habían lanzado algunas miradas hacia ellos, pronto volvieron a centrar la atención en sus platos.

Las cosas cambiaron cuando unos minutos después, Daradoth y Symeon entraban en la taberna. El espigado elfo llamó instantáneamente la atención de los tres clérigos de túnicas oscuras, que también reconocieron a Symeon como errante a pesar del empeño con el que ambos trataban de pasar desapercibidos. El resto del grupo podía verlo todo desde su mesa, mientras Daradoth y Symeon se acodaban en la barra de la taberna. Momentos después, uno de los clérigos que Symeon ya había reconocido como Heraldos de Vestän (el equivalente a los inquisidores vestalenses) salío de la taberna, mientras los otros dos se dirigían a la barra, claramente a confrontar a los dos extraños. Nervioso por la línea que estaban tomando los acontecimientos, Valeryan trató de distraer la atención de todos, con un discurso acerca de las virtudes del vestalismo y el anuncio de la ceremonia de circuncisión que estaban a punto de llevar; al oír esto último, Daradoth y Symeon trataron de escabullirse, acercándose a la mesa de los demás y fingiendo interesarse por la ceremonia. Pero no tuvieron éxito, y los Heraldos se acercaron junto a ellos. Así se inició una tanda de preguntas acerca de la razón por la que estaban allí y de sus convicciones religiosas cuyas respuestas no les convencieron. La situación se iba haciendo cada vez más tensa, y estalló cuando el posadero rogó a los clérigos que dejaran en paz a sus clientes, que parecían unos buenos fieles vestalenses y habían venido en paz; al instante, uno de ellos se giró y estrelló el sello que llevaba en uno de sus dedos contra la cara del hombre, que cayó al suelo con una brecha en la frente. Aldur se levantó bruscamente, lo que asustó un poco a los clérigos, pero instado por Yuria, que fingía ser su esposa, volvió a sentarse con los puños crispados. El reconocimiento por parte de Symeon de no ser un converso fue la gota de colmó el vaso, al tener en cuenta el edicto de expulsión de extranjeros: los dos inquisidores instaron a Symeon y a Daradoth a acompañarles, y éstos así lo hicieron; pero antes de atravesar la puerta a través de la cual ya se oían ruidos de gente armada, Daradoth fingió un gran dolor y se abrió un poco la herida de la pierna, que comenzó a sangrar profusamente; esto provocó la indecisión en los vestalenses, que el grupo tuvo que aprovechar al instante.

Aldur agarró a uno de los clérigos clavándole una daga en la espalda, y con un fulgurante movimiento, Daradoth atacó al otro cercenando limpiamente su cuello; la gente empezó a gritar cuando la sangre empezó a manar a chorro desde el cuello del inquisidor decapitado. El posadero, con los ojos muy abiertos, empezó a gritar llamando a la guardia con lágrimas en sus ojos; lo apartaron sin muchos miramientos y se dirigieron a la parte trasera, a las cocinas, mientras las hijas del posadero acudían a ayudar a su padre. Unos minutos antes Yuria ya se había escabullido y salido de la posada por la trastienda en busca de los caballos, y el resto del grupo siguió sus pasos. En las cocinas se encontraron con la que debía ser la mujer del posadero, que salía en esos momentos hacia la sala común con un cuchillo de carnicero en la mano; a pesar de su corpulencia, la mujer no fue un obstáculo para Aldur, que de un empellón la arrojó contra una pared y sin más obstáculos alcanzaron el callejón trasero y rodearon la posada para llegar a los establos, donde Yuria ya tenía la mayoría de caballos preparados.

Su desconocimiento de la ciudad y los rodeos que tuvieron que dar para esquivar las patrullas en las calles les hicieron perder un tiempo precioso, de modo que cuando llegaron a la puerta Este, en ella ya se había reunido un pequeño pelotón de guardias que se había detenido el transito y se aprestaba a cerrar el rastrillo. Sin pensarlo más, cargaron viendo en aquel momento su última oportunidad de poder salir de la ciudad; con la primera carga varios de ellos pudieron pasar de largo y conseguir salir, pero Willedd y Yaronn no lo consiguieron y Valeryan no lo pensó dos veces a la hora de volver a por ellos, así que todos le siguieron de nuevo al combate, justo cuando veían que Yaronn caía malherido del caballo. Desdesperado, Valeryan luchó con denuedo por llegar junto a su amigo, y con la ayuda de Aldur consiguieron levantarlo del suelo y huir in extremis, cuando otro grupo de guardias ya disparaba sus ballestas contra ellos.

Por la noche, ante el aspecto de las heridas de Yaronn, el grupo decidió enviarlo de vuelta a Rheynald acompañado de Wyledd para recuperarse. Ambos se resistieron a volver, pero finalmente la cordura se impuso y se despidieron del grupo; viajarían de noche y evitarían a los extraños todo lo que pudieran.

Acto seguido, el grupo continuó su viaje, dirigiéndose hacia Esstalab, la que habría sido la primera etapa si Valeryan no hubiera insistido en pasar por Issakän. El noble decidió dejar la búsqueda de su medio hermano para un momento mejor, cuando la situación se hubiera calmado en la ciudad.

El segundo día de camino, Daradoth avistó de nuevo uno de los monstruosos cuervos negros y gracias a ello pudieron camuflarse y evitar su detección. Valeryan dio gracias por contar con un elfo en el grupo que era capaz de avistar a aquellos pájaros a tan larga distancia; quizá eso supusiera la diferencia entre la vida y la muerte durante el viaje.

A los pocos días llegaban a la vista de Esstalab. Ésta era una ciudad más pequeña que Issakän, sin murallas ni puertas vigiladas, con lo que no tuvieron mayor problema para pasar desapercibidos entre los viajeros e integrarse. Aldur levantaba miradas sorprendidas aquí y allá, pero nadie osó acercarse a interesarse por el gigantesco hombre de mirada torva y pelo rapado. Tras una breve negociación consiguieron vender sus caballos y comprar varios camellos que les vendrían muy bien para cruzar el desierto, y en un mercadillo local también pudieron hacerse con varias hierbas curativas y otras hierbas más extrañas que el matrimonio que las vendía tenía “sólo para clientes especiales”. Uno de los objetos que compraron fue una extraña flor en un recipiente de vidrio que tenía un aspecto sobrenatural; la vendedora no pudo decirles cuál era su efecto, pues no lo conocía , pero aún así la compraron, intrigados por el leve fulgor y calor que desprendía.

Después de Esstalab, se adentraron en el Mar Cambiante, el desierto que se interponía entre ellos y la siguiente ciudad, Edeshet. Los primeros días transcurrieron tranquilos, con un calor soportable y las molestias lógicas que sufrían por no estar acostumbrados a viajar a lomos de camellos.

El cuarto día se levantó un fuerte viento y al poco, lo que parecía ser una tempestad de arena avanzaba hacia ellos. Pero pronto se hizo evidente que no se trataba de una tormenta cualquiera: lo primero que sintieron fue un frío intensísimo, a todas luces sobrenatural, y cuando la tormenta les alcanzó también lo hizo una sensación de mareo que dejó a varios de ellos inconscientes. A medida que la tormenta rugía sobre ellos, sintieron que sus cabezas estallaban y todo se volvía negro como la más oscura cueva; los relámpagos restallaban a su alrededor, provocando que su vello se erizara y la arena se derritiera; únicamente Yuria soportaba la tormenta con estoicismo, mirando preocupada cómo sus compañeros salían y entraban de la inconsciencia a intervalos, desenterrándolos para que no se asfixiaran cuando quedaban inconscientes. Tras lo que pareció una eternidad, finalmente la tormenta pasó de largo, dejándolos extenuados, pero vivos al menos; los camellos estaban casi completamente enterrados en arena, pero habían resistido bien, con lo que tras descansar unas horas y recuperarse pudieron continuar su camino. No sin preocupación por lo que fuera aquello que les había pasado por encima.

Tras un par de jornadas más, llegaban por fin al punto donde debía encontrarse el oasis que los mapas de Demetrius marcaban y donde debían aprovisionarse de agua y descansar para continuar camino, pero una nueva sorpresa les aguardaba: el oasis no estaba, y todo lo que veían era arena. ¿Era posible que hubiera sido sepultado por las fuertes tormentas?...

viernes, 7 de noviembre de 2014

Aredia Reloaded
[Campaña Rolemaster]
Temporada 1 - Capítulo 9

Hacia el enemigo
La noche anterior a la marcha hacia el corazón del Imperio Vestalense, Valeryan reveló al resto del grupo su intención de detenerse en la ciudad de Issakän. El juramento que había hecho a su padre en su lecho de muerte le obligaba a detenerse en la ciudad y buscar a su presunto hermano; dejó claro que no quería obligar a nadie a acompañarle, y dio a los demás la opción de esperarle o continuar viaje sin él, pero nadie quiso dejar a Valeryan a su suerte, e insistieron en ayudarle. Issakän se encontraba a apenas ochenta kilómetros de Rheynald, y el desvío que necesitarían hacer no les apartaría mucho de su camino.

Al amanecer, la pintoresca compañía compuesta por Valeryan, Symeon, Daradoth, Yuria, Aldur, Faewald, Yaronn y Wylledd se despedía de sus seres queridos. Symeon se había despedido de Azalea y Ravros la noche anterior; Valeryan se abrazaba a su madre, lady Edith, y a su hermana, Juwyth, prometiéndoles que tendría cuidado y volvería. Lady Edith le transmitió sus dudas acerca del duque y lo poco que se fiaba de su liderazgo. Valeryan le prometió volver lo antes posible. Aldur se despidió de Podrido, que acudió corriendo en cuanto se enteró de que el paladín se marchaba; el enorme hombre prometió que cuando volviera haría a Aldric su escudero y no consentiría que nadie más lo llamara “podrido”. Para confirmar sus esperanzas, Aldur pudo percibir un aura alrededor del muchacho que revelaba el potencial que tenía. Yuria bajó una vez más a los calabozos para dar las últimas instruccinoes del desescombro y despedirse de Toldric. Éste se apenó sobremanera cuando se enteró de la partida de la mujer, y le rogó que tuviera cuidado y volviera pronto; durante un momento, se quedó en total silencio, silencio que coincidió con un breve mareo de Yuria. Acto seguido, lo que dijo sorprendió a la ercestre: Toldric le dijo que si en algún momento encontraba a una mujer de pelo negro y liso hasta la cintura, de ojos verdes y labios carnosos debía huir de ella rápida como el viento. Intrigada por sus palabras, Yuria quiso saber más; Toldric le reveló que a veces veía cosas alrededor de las personas, la mayor parte de las veces cosas que podían ponerlas en peligro, y que desde pequeño lo había ocultado; pero Yuria había sido tan amable con él que sabía que podía confiar en ella. Tomando buena nota mental de las palabras de Toldric, la militar se despidió amablemente de él. Más tarde, durante el viaje, Yuria compartiría la advertencia de Toldric con Daradoth, pero éste se mostró algo escéptico, afirmando que no había que creer todo lo que decía la gente; aun así, Yuria estaría muy atenta por si aparecía la mujer contra la que el deforme carcelero la había advertido…

Pronto, el grupo salía de territorio esthalio más allá del bastión sur, con la intención de evitar a los ejércitos acampados al otro lado del muro. Las tropas vestalenses no supusieron un obstáculo, y pronto llegaban a las inmediaciones de Sar’Edeafar; allí comenzaron a avistar puntos negros en lo alto que delataban a los enormes cuervos que ya habían visto en Rheynald. Intentaron mantenerse a cubierto de la vista de aquellos engendros, pero el terreno semidesértico no hacía que fuera una tarea fácil. A las pocas horas de dejar atrás Sar’Edeafar comenzó a atardecer; se encontraban ya cerca de Issakän, pero no querían llegar de noche, así que tras encontrar un sitio adecuado para acampar, pasaron la noche al raso.

Despertaron con el alba y desayunaron carne seca, pan y algo de queso. Ya se aprestaban a retomar el camino cuando una sombra recortándose contra el sol naciente llamó su atención: uno de los enormes cuervos descendía hacia donde se encontraban, haciéndose cada vez más enorme y revelando una envergadura de alas de al menos veinte metros. Los ojos del cuervo brillaban rojos como ascuas, las garras de sus patas parecían fuertes como el diamante, y las álulas estaban sobrenaturalmente hiperdesarrolladas resultando en espolones de aspecto amenazador. Tres jinetes montaban el enorme animal, dos de ellos armados con ballestas. Cuando el pájaro se posó a unos metros frente a ellos, varios componentes del grupo ya estaban paralizados por el terror que sentían; Daradoth fue especialmente afectado, aunque se sobrepondría más tarde. Al posarse, dos de los jinetes, vestidos como vestalenses, pusieron pie en tierra armados con ballestas, mientras el tercero, también vestido como vestalense pero con un corte de pelo estrafalario y extraños tatuajes en las partes visibles de su piel, se quedaba en el lomo; al parecer, este último era el encargado de dirigir al pájaron en su vuelo; sin embargo, no se veían riendas ni arreos de ningún tipo que le permitieran dicho control.

El grupo fue instado a tirar las armas y sobresaltados por un agudo grito del enorme cuervo así lo hicieron. Acto seguido procedieron a un breve interrogatorio, interesándose por la procedencia y el destino del grupo. Valeryan y Symeon intentaron convencerlos de que no eran sino peregrinos conversos que se dirigían a ver los Santuarios. Pero las explicaciones no convencieron a los exploradores vestalenses, que miraron hacia atrás haciendo un gesto. En ese momento, un fuerte ruido sobresaltó a todos, y uno de los ballesteros se dobló de dolor; Yuria le había disparado con uno de sus extraños artilugios, que ella llamaba “pistolas”. Todos reaccionaron, y se entabló un breve pero sangriento combate: mientras Valeryan y Aldur daban cuenta de los ballesteros, Daradoth realizaba un salto increíble alcanzando una altura de unos cinco metros, buscando derribar al jinete del cuervo. Éste extendió su mano y una descarga eléctrica pasó rozando al elfo, poniéndole los pelos de punta. Con un fluido movimiento, el brazo del jinete fue cercenado por la espada larga de Daradoth, y al instante caía inconsciente al suelo. No obstante, el cuervo tuvo tiempo de revolverse y clavar su pico en el elfo, provocándole una fea herida en el muslo que lo dejaría renqueante durante los siguientes días. Afortunadamente, sin la guía del jinete, el enorme animal remontó el vuelo y desapareció en el horizonte.

Consiguieron capturar vivo a uno de los ballesteros con la intención de sacarle información. Sin embargo, después de un violento interrogatorio no pudo o no quiso darles la información que pretendían, ante lo cual, Valeryan estimó que lo mejor sería quitarle la vida. Algunos de los demás, sobre todo Symeon, se mostraron en desacuerdo con aquella decisión, pero la resolución de Valeryan era firme y el vestalense fue asesinado rápidamente.

Al poco rato, estructurados en dos grupos, llegaban a las puertas de Issakän, una ciudad de unos sesenta mil habitantes, amurallada y muy transitada. Daradoth y Symeon integraban el primer grupo y pudieron acceder sin problemas a la ciudad. Sin embargo, el segundo grupo integrado por los otros seis, fue detenido por los guardias. Justo cuando las preguntas comenzaban a volverse muy comprometidas, el grupo tuvo la suerte de la aparición de un clérigo, el padre Khemel, que se encontraba en los alrededores y había sido convencido por las explicaciones de Valeryan de que eran recién conversos en peregrinaje a Creá. Khemel habló en favor del grupo ante los guardias, instándoles a respetar a todos los fieles vestalenses (aquí el adiestramiento que Symeon había impartido al resto en materia de costumbres vestalenses se reveló fundamental) y más aún a los recién conversos a su Fe. Tras franquearles el paso a la ciudad, el padre les preguntó si ya habían sido circuncidados, como muestra definitiva de su conversión. Ante las respuestas negativas, Khemel se ofreció a llevar a cabo él mismo la ceremonia, si así lo deseaban; tras recomendarles una buena posada, los citó en una de las mezquitas de Issakän para concretar detalles y adiestrarlos en la fe, tras lo cual se despidió de ellos. Valeryan respiró aliviado; por fin se encontraban entre los muros de Issakän y podría comenzar su búsqueda.

jueves, 23 de octubre de 2014

Aredia Reloaded
[Campaña Rolemaster]
Temporada 1 - Capítulo 8

El retorno de Aldur. ¿La Sombra en Esthalia?
Las fanfarrias de cuernos y trompetas saludaron la llegada de Aldur y sus acompañantes. Lo primero que llamó la atención del grupo fue la cantidad de gente: aparte de los soldados a cuyo frente había partido el paladín, los acompañaban unos tres o cuatro centenares de personas más, demacradas y agotadas. Tras poner a lord Aryenn y los heridos al cuidado de las Hermanas del Salvador, Aldur pasó a explicar a Valeryan y los demás la historia de la gente que los acompañaba, los Inmaculados. Valeryan no pudo por menos que apiadarse de ellos, y les proporcionó asilo, dejándolos aparte de los demás y fuertemente custodiados; su cabeza daba vueltas sin cesar a las consecuencias que podía tener alojar unos herejes en su ciudadela, pero no podía dejar a aquella gente a su suerte, no estaría bien, y menos después de que el hermano Aldur y todos sus compañeros apoyaran aquella decisión.

También se encargaron de los prisioneros, el alcalde de Jorwenn, Faldric, el padre Shurann y los consejeros Algert, Faedric y Woldan. Cuando el grupo oyó la historia y cómo Aldur acusaba a Shurann y otro de ellos de apóstatas dudaron durante unos instantes, pero su confianza en el paladín y el favor de Emmán del que gozaba comenzaba a ser plena, y a los pocos minutos, los cinco integrantes del consejo de Jorwenn daban con sus huesos en los calabozos.

Por su parte, el paladín abrió mucho los ojos cuando Valeryan, Daradoth, Yuria, Symeon y el duque Elydann le contaron la misión que el rey les había encomendado. Nada menos que capturar o matar al Ra’Akarah... sin duda una empresa algo descabellada, pero no veían el modo de desobedecer una orden directa del rey en persona.

Después de la conversación, Valeryan se reunió a solas con el duque con la intención de ganarse de nuevo su confianza, pues estaba receloso al sentir que el señor de Rheynald ocultaba algo. Para ello, le reveló lo que habían descubierto en realidad en las catacumbas bajo los calabozos, y le habló de su confianza ciega al dejar Rheynald a su cuidado. El duque le agradeció su sinceridad, le prometió discreción y se despidió de él más relajadamente.

Como no querían tener a tres inocentes encerrados mucho tiempo en las duras condiciones de los calabozos, nada más atardecer se aprestaron a realizar el interrogatorio del consejo de Jorwenn. Por turnos los hicieron pasar a una sala donde se encontraban, además del grupo, los hermanos juramentados de Valeryan y el duque Elydann. Uno tras otro, Aldur fue pidiendo el favor de Emmán para que le revelara cuál de ellos era el apóstata, y finalmente fue el comerciante llamado Algert el designado por el paladín. El alcalde Faldric no paró de quejarse acerca de lo injusto y denigrante que era el trato que estaban sufriendo, pero no tuvo más remedio que transigir con todas las pruebas por las que le hicieron pasar.

Tras liberar a los tres inocentes, primero interrogaron a Algert. El hombre parecía compungido, quizá arrepentido. Al preguntarle acerca de posibles visitantes o comportamientos extraños, se encogió; afirmaba que no podía hablar de ello, o seguramente moriría. Decidieron dejarlo para el día siguiente.

Aquella noche, Symeon la dedicó a preparar el viaje, guardando mapas y repasando cuanto sabía acerca de los usos y costumbres vestalenses.

Por la mañana, lord Elydann se reunió con Valeryan, agradeciéndole su sinceridad del día anterior y transmitiéndole su confianza. Charlaron de pequeñeces y de los planes de Valeryan para la misión en Vestalia, y a continuación fue el duque quien se sinceró con el señor de Rheynald. Le reveló que, con su madre desaparecida y sin haber realizado ceremonia alguna de traspaso de poderes, temía por su título, pues sabía de buena tinta que el marqués de Arnualles había intentado convencer al rey de que le cocediera el ducado de Gwedenn. Afortunadamente, Robeld de Baun había caído enfermo, y eso había impedido que continuara con sus pretensiones, pero aunque no había pasado todavía con nadie aquejado de aquella extraña enfermedad, cabía la posibilidad de que sanara y volviera a retomar sus aspiraciones. Valeryan tranquilizó al duque diciéndole que podía contar con su apoyo, y éste estrechó su mano con un gran agradecimiento, sellando su alianza.

Por la tarde procedieron al interrogatorio, convocando de nuevo a Algert. Le engañaron diciendo que el padre Shurann ya había hablado y no tenía nada que perder, y eso hizo que soltara algo la lengua. Les habló de extrañas ceremonias donde se sacrificaba gente (obviamente, la gente desaparecida de Jorwenn), de una extraña cueva en el bosque donde habían erigido un altar oscuro, y de cómo obraba el maestro de ceremonias (presuntamente el padre Shurann) en aquellos cónclaves. Les reveló también la identidad de algunos otros asistentes, pero muchos de ellos no eran ni siquiera del pueblo. También descubrieron una marca en su cuerpo: una pequeña cicatriz en forma de llama que había sido provocada con un metal ardiente, en el extremo del pecho casi pegado a la axila. Sin embargo, se negó (o, más bien, no pudo) a revelarles quién era su líder o a qué dios brindaban los sacrificios. Una vez que Algert se retiró, Daradoth habló acerca de la sombra y cómo esos rituales estaban sin duda dedicados a uno de los dioses oscuros; tenían seguidores de la Sombra detrás de sus filas, y eso entrañaba un gran peligro. Turbados por estas revelaciones, convocaron a su presencia al padre Shurann.

La actitud del sacerdote una vez que se apercibió de que el grupo sabía la verdad, fue muy distinta de la actitud apocada de Algert. Todo lo contrario, se mostraba hasta confiado y disimuladamente desafiante. Afirmó, con una voz y un tono conciliadores, que él no era más que un buen Emmanita, y no entendía por qué lo trataban de aquella forma. Todos los presentes excepto Yuria y Symeon comenzaron a creer que se habían equivocado, mientras la diatriba de Shurann iba haciendo que cada vez estuvieran más convencidos de la inocencia del sacerdote y la terrible equivocación que estaban cometiendo. Daradoth incluso comenzó a acercarse lentamente a él con la intención de liberarlo. Pero un fuerte ruido los sacó a todos del influjo del sacerdote; de repente, éste se dobló, se derrumbó, y una mancha de sangre apareció en su abdomen; Yuria lucía un extraño instrumento en su mano, humeando por un extremo y apuntando al apóstata. Todos se dieron cuenta de lo que había pasado, y de la sobrenatural influencia que el hombre había ejercido sobre ellos. A continuación, vino la tortura. Daradoth hizo gala de su falta de escrúpulos y se aplicó en hacer sentir el infierno a Shurann, que no soltó prenda hasta que finalmente, gritó. “¡Mi señor Khamorbôlg acabará con vosotros!¡¡¡Os matará a todos!!!”. A los pocos segundos, expiró, incapaz de seguir resistiendo la herida de su abdomen y la tortura del elfo.

Mientras tanto, el duque comentaba con Valeryan que se encontraba atónito, que estaba profundamente turbado por las fuerzas que habían presenciado y que deberían ajusticiar inmediatamente a Algert, el otro prisionero. Y efectivamente así lo hicieron; silenciosamente, en un rincón de los calabozos, la vida de Algert acabó a manos de un sombrío verdugo. A continuación, el duque anunció que contactaría en breve con el marqués de Jorwenn para que adoptara las medidas necesarias para acabar con los apóstatas que quedaban tan pronto como fuera posible.

Solucionado el problema más urgente de los traidores a Emmán, pasaron a tratar el asunto de los Inmaculados. El duque no estaba tranquilo respecto a tenerlos alojados en Rheynald, pues el propio rey había decretado su exterminio (tal y como Sir Valdann había contado en una reunión previa), pero honrando el nuevo pacto y la renovada amistad que había establecido con Valeryan, no pondría pegas de momento. Además, Aldur y Daradoth le hablaron de los preceptos emmanitas, de las enseñanzas de su dios, y la charla probó ser profundamente aleccionadora tanto para el duque como para Valeryan, que decidieron que dejar a aquellas personas a su suerte sufriendo un genocidio los convertiría sin duda en individuos execrables, indignos de llamarse emmanitas.

Acto seguido, pasaron a planificar el viaje. Según las palabras de Symeon, la mayoría de su camino (si no la totalidad) podía transcurrir a través del desierto, y si tenían cuidado y algo de suerte, podrían no cruzarse con ningún vestalense hasta que llegaran a su objetivo. Eso tranquilizó a los demás. También hablaron de la disyuntiva que se les había planteado entre seguir la senda marcada por el rey u optar por el camino de la reina. Daradoth se mostraba claramente a favor de esta última, pues secundaba la opinión de la reina transmitida por Strawen de que se enfrentaban a un peligro mayor que el enemigo fronterizo. No obstante, como la segunda reunión de la que les había hablado el marqués no tenía todavía fecha definida, decidieron postergar el asunto hasta que retornaran de su misión (si es que lo hacían, claro).

Pocas horas después, una monja llegaba anunciando que lord Aryenn de Colina Roja había salido de su inconsciencia. El grupo se reunió con el señor, débil y malherido. Éste les habló en voz baja del ataque en el que había sucumbido su fortaleza; los enormes cuervos con ballesteros en sus lomos que sembraban el terror y la muerte por doquier, de la sobrenatural velocidad con que los vestalenses habían cavado minas bajo sus muros. Claramente, Esthalia se enfrentaba a nuevas fuerzas que estaban más allá del ejército vestalense que había conocido en años pasados, y algo había que hacer al respecto.

Por la noche, Azalea y Symeon se reunieron como otras tantas veladas pasadas. Pero esa noche la muchacha intentó llegar a algo más. Se había enamorado realmente del errante, y el encuentro pasó a un estado más romántico de lo habitual. Sin embargo, Symeon se contuvo, pues sus recuerdos le causaban todavía mucho dolor. Ella comprendió silenciosamente, y de nuevo en terrenos menos comprometidos, mostró su preocupación por el destino que aguardaba a Symeon en Vestalia y de lo feliz que la haría si decidía unirse a su caravana y retomar la Búsqueda con ellos. Symeon prefirió dejar esos asuntos pendientes y retomarlos cuando retornase de su comprometida empresa.

domingo, 12 de octubre de 2014

Aredia Reloaded
[Campaña Rolemaster]
Temporada 1 - Capítulo 7

Una nueva Fe
Aldur salió al frente de su compañía, compuesta por dos centenares de infantes comandados por los capitanes Ergald y Hárno, cincuenta cazadores al mando de Torrhen, el jefe de perreras de Rheynald y veinte jinetes de caballería de la legión destinada a Rheynald, con el capitán Khorald de Marlanta a su frente.

Nada más salir de Rheynald, pusieron rumbo hacia Jorwen, un pueblo de tamaño medio que se encontraba en el linde del gran bosque de Rowen, en la ruta que Aldur juzgó más probable que los supervivientes de Colina Roja seguirían. La cabalgata transcurrió plácida hasta mitad de camino, momento en el cual Torrhen hizo notar a Aldur unos puntos en el cielo que se movían contra el viento; sin duda, los enormes cuervos de los que había hablado el soldado de Colina Roja y que ya habían avistado los vigías de Rheynald. A partir de entonces, miradas preocupadas se lanzaban continuamente al cielo, que por otro lado se cubrió de nubes e hizo más difícil los avistamientos. Pero de vez en cuando uno de los pájaros bajaba por debajo de la capa nubosa y los cazadores lo señalaban, nerviosos. Afortunadamente, la presencia de los pájaros se limitó a labores de observación y no tuvieron ningún problema en el camino; por fin, tras atravesar varias granjas y cruzarse con algunos viajeros, llegaron a las afueras de Jorwen.

Por lo visto, el rumor de su llegada había cundido entre los lugareños, pues a la entrada del pueblo ya había una comitiva esperándoles: las fuerzas vivas del pueblo, compuestas por el alcalde Faldric, el sacerdote Shurann y tres comerciantes y artesanos llamados Algert, Faedric y Woldan. A su alrededor se había reunido una pequeña multitud curiosa por ver al ya famoso paladín de Emmán de lord Valeryan, gritando por que les diera su bendición. Con una sonrisa, el alcalde Faldric le pidió disculpas por el alboroto y lo llevó a la posada de su propiedad, donde podrían hablar más calmadamente. Durante el camino, Aldur lanzaba gestos de bendición a la plebe, que eran recibidos con gritos de agradecimiento. El alcalde también rogó a Aldur que disculpara la ausencia de alguien más importante, pues el marqués de Jorwen estaba aquejado de la extraña enfermedad que ya había acabado con la vida del marqués de Rheynald, y su hijo se hallaba ausente. Ya en la posada, el consejo preguntó al paladín por los motivos de tan agradable visita, y Aldur no tuvo problema en contarles que iba al rescate de los supervivientes de Colina Roja. Cuando el consejo se enteró de que pensaba adentrarse en el bosque, sus rostros se ensombrecieron y le contaron que en los últimos tiempos habían sufrido varias desapariciones de habitantes del pueblo en la espesura. Preocupado por tal información, Aldur dio órdenes para que varias patrullas vigilaran el entorno del pueblo por si eran atacados. Por supuesto, a Aldur y a sus oficiales les ofrecieron alojamiento gratis en la posada; los hombres acamparían en la plaza anexa.

A las dos de la mañana, el capitán Ergald despertó a Aldur. Una de las patrullas había capturado a un chiquillo que intentaba salir a hurtadillas del pueblo. El paladín salió al aire helado de la plaza para interrogar al muchacho, sujeto por uno de sus hombres. Pero el chico no soltó prenda, no hablaba por mucho que le insistiera o intimidara. En ese momento, Shurann el sacerdote hizo acto de aparición en la plaza, y se acercó hacia donde estaban. El cura no tardó en reconocer al chico como su monaguillo, Mark. En voz baja para que el muchacho no se enterara, el padre Shurann contó a Aldur que Mark era un poco retrasado, que casi nunca hablaba, y que gustaba de torturar animales, por eso sus hombres debían de haberlo encontrado saliendo hacia el bosque a cazar alguno. Satisfecho con la explicación y apenado por el muchacho, Aldur lo dejó ir y volvió a su cama.

Por la mañana temprano, Aldur y sus hombres se aprestaron para salir hacia el bosque, a la vista del consejo y los habitantes del pueblo, que se reunieron para despedirlos. Intercambiando unas palabras de despedida, Aldur tuvo un destello de duda, y preguntó al padre Shuran qué hacía a las dos de la mañana con el frío que hacía paseando por el pueblo. Éste le respondió que estaba aquejado de insomnio, palabras que rubricaron los comerciantes y el alcalde. Aldur se despidió y montó a caballo, pero no muy convencido, así que se concentró e imploró a Emmán que le descubriera a los enemigos que le rodeaban. Y obtuvo respuesta: en el grupo del consejo del pueblo había dos enemigos, dos apóstatas a su fe. El sacerdote era uno, sin duda; lo malo es que no estaba seguro de quién podía ser el otro, así que llamando a varios de sus hombres y a algunos de la guardia del pueblo (soldados del marqués de Jorwen) se acercó al consejo. El paladín intentó no faltar a la verdad: les contó que Emmán le había hablado y varios de ellos se encontraban en peligro, así que debían ser confinados para su seguridad. Dejó a diez de sus hombres y la guardia de la ciudad custodiando al consejo, con órdenes estrictas de no dejarlos salir bajo ninguna circunstancia hasta que él volviera del bosque.

Hecho todo lo anterior, el contingente partió, adentrándose en la vegetación dispersa al principio. Sin embargo, pronto se hizo difícil viajar a caballo y tuvieron que poner pie en tierra y quitarse algunas piezas de armadura. El primer día de viaje pasó y acamparon en la humedad de la espesura, sin contratiempos.

A las pocas horas de retomado el camino por la mañana, un grupo de cazadores llegó apresurado, informando a Aldur de que habían visto un campamento hacia el norte. No le pudieron dar más detalles, pues lo único que habían visto eran varios hombres y alguna tienda, pero por el sonido que habían escuchado se trataba de bastante gente. Aldur dio al instante las instrucciones para envolver la zona en una pinza que cerrarían en el último momento. Tras un avance tenso, un grito se oyó cercano, y el sonido de espadas chocar comenzó. Aldur gritó la orden de avanzar, y el caos estalló. El entorno, oscuro y lleno de vegetación, contribuyó a aumentar tal confusión; Aldur se vio envuelto junto a su grupo en un combate contra varios hombres, claramente esthalios lo que le causó confusión e incluso le pareció ver algún niño correr. Superado el primer obstáculo, siguieron avanzando y se dieron de bruces con otro grupo, que les esperaba empuñando sus armas. Lo que parecía un grupo de soldados vestidos con restos de armaduras se encaraba hacia ellos mientras un grupo de cuatro clérigos, claramente emmanitas, se parapetaba tras los primeros. Los clérigos no cesaban de gritar que detuvieran aquella locura, que no tenía ningún sentido luchar entre hermanos; ante eso, Aldur también gritó órdenes de cesar las hostilidades, pero no pudo evitar que los enemigos, acorralados, cargaran contra ellos. Aún así, tras unos momentos de violencia, las órdenes del paladín y las peticiones de los clérigos calmaron a los contendientes y poco a poco se hizo el silencio, mientras los grupos se gritaban la situación unos a otros. Los lamentos de mujeres y niños se podían oir por la espesura; Aldur se precipitó a ayudar cuando oyó el llanto de una mujer que gritaba que salvaran la vida de su pequeño. El paladín hizo todo lo que pudo, pero no pudo salvar al chiquillo, y en ese momento vio que algunos niños más habían muerto. Rompió a llorar, ante las miradas de amigos y extraños; profirió un gutural grito y en ese momento, Emmán brilló a través de él: todos los presentes sintieron un fuerte y doloroso empuje procedente de la enorme figura y muchos de ellos cayeron al suelo; algunas ramas se quebraron y un par de árboles se prendieron fuego espontáneamente; tal fue la rabia del paladín ante la muerte de inocentes. Cayó de rodillas y al poco tiempo una mano se posaba en su hombro, consolándole. Era uno de los clérigos que había visto con los enemigos, que le sonreía, profiriendo palabras de absolución. Aldur agradeció profundamente la comprensión de aquel sacerdote desconocido al que se unieron los otros tres en un gesto de apreciación.
Cuando se recuperó pudo ver cómo todos, tanto conocidos como extraños, le miraban con un temor reverencial y una devoción renovada. Tal gesto le ganó la simpatía de los presuntos enemigos, y todos se pusieron a trabajar codo con codo para tratar a los heridos y enterrar a sus muertos, pocos afortunadamente. Los clérigos presentaron a Aldur y al cabecilla de su grupo, Sir Valdann de Sothar. En el ínterin, varias fórmulas rituales empleadas por los clérigos y las quemaduras en el dorso de sus manos o en sus muñecas hicieron evidente para el paladín que el grupo de extraños profesaba una herejía de la religión emmanita: la de aquellos que se hacían llamar Inmaculados. Y así se lo confirmaron: aquel campamento pertenecía a un grupo de refugiados de la herejía Inmaculada, cuyos pueblos habían sido arrasados por lord Egmund de Grothan al frente de dos legiones del rey, siguiendo las órdenes de éste. Sir Valdann se lo contó con lágrimas en los ojos, recordando cómo su familia había sido masacrada por soldados que no tenían ninguna compasión, y habían llevado a cabo realmente un genocidio. Aldur sintió una pena inmensa, y sugirió a los Inmaculados que viajaran con él a Rheynald a su vuelta. Sin embargo, éstos estaban tan cansados de persecuciones que no aceptarían si Aldur no juraba públicamente protegerlos con su vida. El paladín no lo dudó un instante y con su estentórea voz, juró proteger a aquellas personas con su vida si era necesario; levantó vítores entre los soldados, los ancianos y las mujeres de los Inmaculados, y para su sorpresa, sus propios hombres también lo aclamaron, entregados totalmente a su liderazgo.

Cuando todo se calmó, tuvo lugar una interesante conversación entre los clérigos y Aldur, referente a la masacre de los kathnitas (otra herejía emmanita) en la que habían participado hacía varios años los clérigos de Emmán. Eso les hacía sentirse incómodos, pues no sabían cómo iba a reaccionar la orden de los paladines ante la promesa de Aldur.

—Yo no soy la orden —contestó el paladín, con gesto grave y convicción en sus ojos.

Confortados por sus palabras, pero visiblemente preocupados, los sacerdotes y sir Valdann acordaron acompañar a Aldur en su vuelta a Rheynald, donde según el paladín, lord Valeryan les otorgaría refugio sin duda. Así que Aldur envió a los Inmaculados al sur, a un punto concreto donde los recogerían cuando regresaran de su misión. Los Inmaculados partieron con muchas caras de ilusión renovada entre sus filas.

Esa noche Aldur descansó en un duermevela incómodo, y al llegar la mañana le informaron de algo extraño: una patrulla había desaparecido sin dejar rastro. Desplazados al lugar donde debían de estar haciendo la ronda la noche anterior, un grupo de cazadores descubrió varios raspones en la corteza de los árboles circundantes, pero extrañamente, ningún signo de violencia ni de enfrentamiento. Habían desaparecido sin más. Diciéndose que debían acabar con aquella misión cuanto antes, Aldur puso en marcha a sus hombres.

Tras caminar varias horas seguidas, al atardecer ya se podía distinguir el sonido del agua del río Rowen. Un grupo de exploradores informó de su descubrimiento precipitadamente a los capitanes y a Aldur. Al otro lado del vado hacia el que se dirigían se alzaba un gran campamento con estilo claramente vestalense. Y estaban despejando un trozo de bosque y erigiendo una construcción de piedra; al parecer querían quedarse allí a largo plazo. Además, habían visto una especie de cercado con prisioneros y tres personas crucificadas (todavía vivas) a la orilla del río.

Tras enviar varias patrullas en busca de signos de presencia de lord Aryenn sin éxito, los exploradores confirmaron a Aldur que los prisioneros del campamento vestalense debían de ser los supervivientes de Colina Roja. Así que el paladín decidió enviar un pequeño grupo de sus mejores hombres para que rápidamente pudieran rescatar a lord Aryenn al menos, ante la imposibilidad de sacar a los prisioneros en su totalidad. Sin embargo, cuando el resto de su contingente se encontraba ya levantando su campamento e iniciando la marcha hacia el sur, uno de los enviados volvió, afirmando que Aldur debía acudir junto a ellos, pues algo raro estaba sucediendo. El paladín llevó consigo a sus oficiales, dejando al resto de los soldados en espera. Al llegar a la orilla del río, efectivamente lo que vio le puso los pelos de punta. Un hombre, vestatalense, al otro lado del río, se encontraba declamando extrañas palabras en un idioma desconocido ante los tres crucificados, flanqueado por sendos engendros que Aldur no pudo identificar más que como “lobos de sombras”. Mucho más grandes que un lobo normal, parecían desvanecerse un momento y concretarse al siguiente, fundiéndose en la noche, pero lo que era invariable eran sus ominosos ojos rojos y sus fauces oscuras. Los árboles parecían inclinarse amenazadoramente hacia Aldur y sus compañeros, y una niebla sobrenatural se levantaba todo alrededor; aquí y acullá se podían ver pequeños zarcillos de bruma que los buscaban y rozaban su piel. Sus hombres, esperando en esta parte del río, se habían quedado dormidos, sin duda inducidos por aquella extraña niebla. Unos cuantos zarandeos les devolvió la consciencia y los puso de nuevo alerta. Todo el mundo miraba a Aldur en busca de consejo, inquietos por lo que estaban viendo, a todas luces un acto de brujería maligna. Afortunadamente, lo que había afectado a sus hombres también parecía afectar al campamento, y no se veía un alma alrededor.

En un momento dado, el hechicero pareció darse cuenta de la presencia de alguien al otro lado del río, mirando fijamente hacia donde se encontraba Aldur. Uno de los lobos de sombras cruzó la corriente, flotando sobre el agua. Y con un rugido se lanzó hacia delante. Los hombres de Aldur, alentados por el paladín, se enfrentaron valientemente a él, pero sus armas no parecían hacer mella en el engendro. Así que Aldur invocó el poder de Emmán y con un esfuerzo supremo consiguió asestar finalmente un golpe que hizo desvanecerse a la criatrua. Pero todo ello ya había llamado la atención del segundo lobo y del hechicero, que interrumpió la ceremonia que estaba llevando a cabo. Aldur dio la señal que había convenido previamente con sus cazadores, y tres de ellos salieron rápidamente de su escondite, lanzando una lluvia de flechas sobre el hechicero. Algunas de ellas alcanzaron a la figura desprevenida, que cayó al suelo sin estrépito. El segundo lobo fue un reto aún más duro que el anterior, y tres de los hombres de Aldur cayeron muertos uniéndose a uno que ya había matado el primer lobo; pero finalmente el paladín pudo abatirlo con uno de sus ataques sagrados. Corriendo todo lo deprisa que pudieron, cruzaron el río y descolgaron a los crucificados. Sin embargo, alguien en alguna parte dio la voz de alarma, y no pudieron continuar liberando prisioneros. El capitán Hárno reconoció entre los crucificados a lord Aryenn y su hijo, con lo que se dieron por satisfechos con recuperar al noble señor de Colina Roja y se retiraron mientras llegaba el contingente de Rheynald en su ayuda.

Los vestalenses no los siguieron, y a duras penas pudieron mantener con vida a lord Aryenn y los otros dos, pero finalmente llegaron al lugar donde les esperaban los Inmaculados para posteriormente salir del bosque, llegando a Jorwenn algo maltrechos. Allí se encontraron con los soldados que habían dejado y nuevos soldados del duque Elydann que habían acudido a la llamada de Aldur. Sin más contemplaciones, el paladín ordenó que los sacaran de la posada y los llevaran a Rheynald. En pocas horas avistaban por fin la fortaleza de lord Valeryan, mientras una comitiva de jinetes que lucía el estandarte real se cruzaba con ellos, viajando hacia el sureste.